“LASAÑA” O PASTEL DE CALABACÍN

El calabacín es una hortaliza muy versátil pero con un sabor muy suave y que a veces no se nos ocurre como cocinar, por eso hoy he pensado en hacer una especie de “lasaña de calabacín” con ingredientes muy sencillos. Esta receta de calabacines se puede comer en caliente o a temperatura ambiente porque está muy bueno también, así que aunque haga calor es perfecta.

Este pastel de calabacín lo puedes montar como he hecho yo en una fuente de horno y hacerlo con bechamel por encima o lo puedes hacer con moldes individuales de los cuadrados y montar las capas, desmoldar y comer, porque los ingredientes ya están hechos. De esta forma será mucho más ligera porque puedes ponerle o no, la bechamel por encima.

Le he hecho dos rellenos diferentes entre las capas de calabacín, uno con patatas, cebolla y pimiento verde y el otro con champiñones con bechamel. Son ingredientes muy sencillos que solemos tener en casa y que nos darán poco trabajo a la hora de cocinar. El relleno de patatas lo puedes hacer en una sarten pero para que no empape tanto aceite y tenga tanta grasa yo lo he cocinado en el microondas. El segundo relleno son unos champiñones con bechamel que son suaves y con sabor por el orégano y la nuez moscada de la bechamel.

Espero que te guste y la compartas con tus amigos. Vamos a por la receta y el paso a paso.

PASTEL DE CALABACÍN

Ingredientes:

  • 2 calabacines grandes
  • 2 patatas
  • 1 cebolla
  • 2 pimientos peq o 1 grande
  • 250 gr de champiñones
  • 1 cda orégano
  • 400 ml de bechamel vegana ( o normal para no veganos) : 2 vasos bebida soja , 3 cdas harina, 3 cda aceite de oliva, sal y nuez moscada
  • aceite de oliva, sal, pimienta
  • Opcional: dorar con pan rallado tostado para horno (o con queso si no eres vegano)

Empecemos con el relleno de patatas, cortando las patatas, la cebolla y los pimientos en dados de 1-1,5cm aprox. Puedes freírlos en una sarten o si como yo, quieres que lleve menos aceite, puedes hacerlo en el microondas con un chorro de aceite y sal. Yo tengo un recipiente para cocinar al microondas pero si tú no tienes, puedes ponerlo en una fuente de cristal y taparlo con film transparente. Removemos con el aceite y la sal y cocinamos 10 min., pasado este tiempo, sacamos y removemos todo . Volvemos a poner en el microondas y cocinamos 5-10 min más en función de la potencia de tu micro.

Cortamos el calabacín en dos trozos si es grande y laminamos con la mandolina, si tienes y si no tienes, procura que sea fino porque se te cocinara más rápido en la plancha y te quedará más suave. Después salpimentamos y vamos cocinándolo a la plancha. Para que suelte el exceso de aceite ponemos papel absorbente para las laminas que vamos cocinando.

Sacamos el relleno de patata y lo chafamos un poco si vemos que los trozos quedan grandes. Si ves que tiene un poco de caldo o si lo has hecho frito en la sarten, lo ponemos en un colador grande para que escurra el exceso de liquido.

Por otro lado, cortamos los champiñones en trozos pequeños y los salteamos con una pizca de sal, pimienta y por último, añadimos el orégano. Cuando hagamos la bechamel, le añadimos 4-5 cdas a los champiñones y removemos. Ya tendremos el segundo relleno. Ahora vamos con la bechamel.

Si no eres vegano, puedes hacer la bechamel con mantequilla y leche, o puedes hacer esta bechamel vegana que es un poco más ligera.

Para hacer la bechamel, ponemos en un cazo 3 cucharadas de aceite a calentar con el fuego suave. Con el aceite caliente , añadimos la harina y removemos hasta mezclar. A continuación vamos añadiendo poco a poco la leche de soja que irá espesando cuando empiece a hervir. Apartamos del fuego y añadimos la sal, una pizca de pimienta y la nuez moscada. Si ves que te ha quedado algún grumo, pásalo por la batidora.

Puedes montarlo en una bandeja y meterlo a dorar un poco al horno como yo o poner un molde y hacer las capas individualmente que te quedará más bonito. Ponemos un poco de bechamel en el fondo, encima una capa de calabacín, una capa de relleno de patatas, otra capa de calabacín, una capa de champiñones con bechamel, otra capa de calabacín, una segunda capa de patatas y por último, rematamos con una capa de calabacín.

Cubrimos con la bechamel y le añadimos pan rallado de horno o queso si no eres vegano. Como todo está cocinado, sólo hay que gratinar o dorar por encima en el horno. Como ya os dije en principio , lo puedes comer en caliente y si se enfría también está muy bueno, incluso te diría que hasta tiene más sabor cuando está templado.

Es una receta que puedes hacer en invierno y ahora que viene el buen tiempo . Disfrútalo.

Si quieres más recetas como esta puedes suscribirte al blog dejando tu email

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s